.

El Buscador de Recetas

1 diciembre, 2010

La Edad Dorada de los Países Bajos

Filed under: Edad moderna — Etiquetas: — Nacho @ 19:20

En el siglo XVII los banqueros holandeses habían desplazado a los florentinos y venecianos en el primer puesto de la banca internacional. Controlaban el comercio de especias, azúcar, café, esclavos, piedras preciosas y grano, y también vino, aceite de oliva y sal desde los países del sur de Europa a los del norte. Una de las razones de esta prosperidad es que eran un país bastante tolerante con la religión de los demás, mientras que otros países europeos se embarcaban en guerras por este motivo. Recibió judíos sefardíes que habían huido de España. A mediados del siglo XV crearon su Bourse (bolsa, la palabra deriva del francés “purse”), en Amsterdam. Allí se cambiaban monedas y se estableció un sistema de cheques que provenía de los árabes de la Edad Media. Los depósitos estaban garantizados por el gobierno del país. En esta época el florin se aceptaba como moneda en todo el mundo, de forma similar al dólar de nuestros días.

Los Países Bajos siempre han tenido una relación muy particular con el mar. Inventaron los molinos de viento para bombear agua fuera de sus campos y diques para mantenerla allí. Por otro lado, tenían una flota de 10.000 naves que controlaba el comercio mundial. En los siglos XVI y XVII,. cuando otros países europeos luchaban con la miseria, los neerlandeses disfrutaban de una calidad de vida muy buena. Compraban solo pescado vivo. Una vez muertos, los peces se desechaban. La cuarta parte de la población se dedicaba al mercado del arenque, mientras que otras especies como salmonetes o caballas eran despreciadas. Los simples obreros podían permitirse el consumo de pescado, carne y mantequilla, y los pobres podían alimentarse en albergues. De hecho, eran tan prósperos que se temía que los neerlandeses perdieran su virtud a causa de tanto lujo, y se promulgaron leyes por la moderación: Las bodas no podían tener más de 50 invitados, no podían durar más de dos días y había un límite en lo que podían gastarse en regalos. Algunos ayuntamientos llegaron a prohibir la festividad de Sinter Klaas (Santa Claus) por este motivo.

Los Nuevos Países Bajos fue la colonia de los Países Bajos en América del Norte. Los Países Bajos estaban bastante urbanizados, de modo que en las ciudades había panaderos profesionales, pero en la colonia había zonas en las que la gente tenía sus hornos caseros en los que hacer el pan. Además encontraron en América nuevos ingredientes, como el maíz y las calabazas, que incorporaron a sus recetas tradiconales como las tortitas o panqueques. Tanto el pan como la pastelería eran productos apreciados por los nativos, y por tanto con los que se comerciaba.

La Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales, fundada en 1602, era una de las fuentes principales de ingresos y poder de los Países Bajos. Era tan poderosa que podía acuñar moneda y tener su propio ejército. Gracias a ella se rompió el monopolio portugués sobre la nuez moscada que había disfrutado Portugal durante un siglo. Los británicos intentaron irrumpir en el comercio de especia con Indonesia, y fueron a la guerra con los Países Bajos. Perdieron, y tuvieron que renunciar al comercio con Indonesia, a cambio, los neerlandeses entregaron a los británicos una colonia, miserable en aquella época, que los ingleses rebautizaron como Nueva York.

En 1668 se publicó un libro de cocina muy influyente, El cocinero sensato, con 189 recetas, además de manuales de apicultura y cuidado del jardín y una sección de medicina. Las secciones del libro nos dan una idea de la variedad de la dieta neerlandesa: ensaladas hierbas y verduras; carnes, aves y pescados; cremas, bebidas y miscelánea; tartas, y finalmente pasteles. Las salsas contenían a menudo azúcar y vinagre, continuando así la tradición agridulce de la cocina medieval. Una receta consistía en añadir almendras trituradas a corteza de pan, azúcar, agraz y gengibre. En la mayoría de recetas de carne se usa nuez moscada o macis como condimento, mientras que en los postres se prefiere el agua de rosas. Muchas recetas se rematan con mantequilla. Se puede apreciar la influencia de Oriente Medio en la presencia de ingredientes como limones, queso Gouda con comino, naranjas y gengibre. Por ejemplo, una receta típica era el Hutspot:

Se toma carne de cordero cortada en tiras finas. Se le añaden chirivías o ciruelas pasas, zumo de limón o naranja, o una pinta (aprox medio litro) de vinagre. Se mezclan y se cocinan a fuego lento durante tres horas y media. Al final se añade gengibre y mantequilla fundida.

Los neerlandeses tomaban normalmente cuatro comidas: desayuno, comida principal, comida a las 2 o 3 de la tarde y cena. Comían pan y bebían cerveza en las cuatro. El pan lo hacían panaderos profesionales en hornos comunales, porque casi nadie tenía horno propio. El pan era el alimento básico de la población hasta que le sobrepasó la patata a finales del siglo XVIII.

Referencia: Civitello, Linda (2007). Cusine and culture: a history of food and people. 2ª edición. John Wiley & Sons. ISBN 9780471741725.
Compartir:
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Meneame

1 comentario

  1. […] para repelernos, y disfrutar así de cebollas, picantes y especias como la mostaza. ¡No en vano los holandeses cambiaron Manhattan por la nuez moscada! Referencia: McGee, Harold (2007). On Food and Cooking: The Science and Lore of the Kitchen. 2ª […]

    Pingback by Las defensas de las plantas y su atractivo « Trecetas — 4 diciembre, 2010 @ 13:39

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Licencia Creative Commons Textos licenciados bajo licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0.