.

El Buscador de Recetas

12 noviembre, 2010

El Nilo, fuente de abundancia

Filed under: Antigüedad — Etiquetas: , , , — Nacho @ 2:33

Las primeras comunidades de agricultores que se asentaron en las riberas del Nilo descubrieron que era una tierra ideal para el cultivo. El río crecía hasta llegar a su máximo en Septiembre. Entonces se retiraba dejando tras de sí un suelo negro rico en nutrientes provenientes de Etiopía. Plinio el Viejo explica que los egipcios solían plantar tras la retirada de las aguas del Nilo a principios de noviembre y entonces hacían pasar a sus cerdos por el campo sembrado para que enterrasen con sus pezuñas las semillas en la tierra. Poco más hacían hasta la llegada de la cosecha en abril.

Cultivaron trigo y cebada y su población creció, multiplicándose por cien en pocos siglos. Es el origen de la Civilización Egipcia. Un campesino era capaz, tres mil años antes de Cristo, de producir el triple de comida necesaria para el sustento de su familia. Esto proporcionaba comida para mantener clases no productivas, como los soldados, sacerdotes o trabajadores que controlaban las inundaciones y construían los monumentos faraónicos.

A partir del tercer milenio antes de Cristo, los egipcios mantuvieron contactos comerciales con Eritrea y Somalia, obteniendo incienso y mirra, valiosos en la antigüedad y proporcionando a cambio conocimiento, semillas, animales y herramientas. La domesticación fue una técnica que aprendieron a dominar estos pueblos. Sin embargo, las semillas de trigo y cebada no se adaptaban bien al suelo de estas regiones, así que las técnicas egipcias de cultivo se aplicaron a otros granos como el mijo o el arroz rojo.

Fue así cómo se introdujeron los nuevos conocimientos en el resto de África.

Referencia: Tannahill, Reay (1988). Food in History. Three Rivers Press. ISBN 0517884046.
Compartir:
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Meneame

4 noviembre, 2010

El hombre domestica la comida

Filed under: Antigüedad — Etiquetas: , , — Nacho @ 17:46

Hace unos 10 000 años el hombre empezó a cultivar sus alimentos y a domesticar animales. Antes, se sustentaba con lo que recolectaba y cazaba. Para recoger y cazar hace falta mucho esfuerzo, es difícil planificar lo que se cazará, y, en definitiva, es una forma de conseguir alimentos poco eficiente, que limita mucho la población que se puede sustentar.

Pero hace unos 10 000 años la comida modificó radicalmente el estilo de vida del hombre. Entonces empezó el dominio del hombre sobre los alimentos. Empezó domesticando animales y siguió por la domesticación de los vegetales. Desde este momento la humanidad siempre se preocupó de fomentar las variedades que le resultaban más provechosas. Esto es una forma de modicación genética: el jabalí se transforma lentamente en cerdo y el lobo en perro. En los vegetales se preocupa de cultivar las variedades que saben mejor, que tienen más alimento y que son más fáciles de consumir, pues las plantas tienen defensas como espinas, cáscaras duras.

Por ejemplo: los dos primeros cultivos fueron la cebada y el trigo.  Actualmente hay unas 30 000 variedades de trigo. En la antigüedad, el grano de trigo tenía varias capas protectoras. Una de ellas solo se podía retirar tras tostar el grano, y después había que frotar el grano para separar la parte comestible de la broza. Entonces el grano se molía (a mano hasta 800 a.C.) , y de esta harina se hacía pan. El problema es que, al tostar el grano para retirar la cáscara se pierde el gluten y el pan no sube. Alrededor de 7000 a.C. apareció una variedad de trigo con una cáscara más débil que se podía retirar sin fuego, y el hombre produjo el primer pan esponjoso, probablemente en Egipto.

Para cultivar hacen falta espacios. La forma de limpiar la tierra de árboles era rajar sus troncos, de modo que la savia dejase de fluir y los árboles muriesen. Las hojas caen, abonando la tierra, y los rayos del Sol alumbran el suelo. Durante dos o tres años se puede cultivar. Cuando el suelo se queda sin nutrientes, se quemaban los árboles. La ceniza fertilizaba otra vez el suelo, se podía cultivar algunas veces más. Después, había que abandonar la zona y cultivar en otra parte, porque el suelo estaba exhausto.

Por otra parte, la comida convirtió al hombre en sedentario por otra causa más. Hay alimentos, como el vino, que requieren tiempo para consumirlos. Las viñas tardan dos años en dar la primera vendimia, y después hay que almacenar el producto a una temperatura concreta y dejar que fermente. Es imposible hacer esto para un pueblo nómada.

Referencia: Civitello, Linda (2007). Cusine and culture: a history of food and people. 2ª edición. John Wiley & Sons. ISBN 9780471741725.

Compartir:
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Meneame

Licencia Creative Commons Textos licenciados bajo licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0.